Cuando Poner Los Fideos En El Agua?

Cuando Poner Los Fideos En El Agua
Cuando Poner Los Fideos En El Agua Aquí tienes algunos consejos para cocer la pasta correctamente, los utensilios, el tiempo de cocción… para que tu plato de pasta quede perfecto para todos los usos que vayas a darle.

  1. La cazuela debe ser grande y alta, no te importe que sea demasiado grande para la cantidad de pasta que vamos a cocer, así se nos pegará menos.
  2. La cantidad de agua que tenemos que poner en la cazuela es de 1 litro por cada 100 gr de pasta, incluso más para que la pasta cueza y se mueve dentro del agua con facilidad.
  3. La cantidad de sal que hay que poner es de 10-12 gr por cada litro de agua. Se añade cuando el agua va a entra en ebullición.
  4. Hay que poner la pasta cuando el agua esté hirviendo y no antes. Si la ponemos en el agua aún tibia la pasta se pegará. Hay que añadir la pasta poco a poco para que la cocción no se corte. Si aún así se corta la cocción hay que contar el tiempo de cocción desde que vuelve a hervir. No debe cortarse la cocción mientras se cuece la pasta.
  5. Poner un chorrito de aceite de oliva nos ayuda a que la pasta quede suelta y no se pegue, pero los grandes expertos en platos de pasta lo desaconsejan y nos advierten de que ese aceite formará una película sobre la pasta que la hace más impermeable a absorber los sabores de la salsa. Puedes ponerlo si vas a usar la pasta en ensaladas o en guarniciones poco aderezadas. En caso contrario simplemente remueve a menudo para que no se pegue.
  6. Podemos aderezar el agua de cocción con caldo de pastilla, especias aromáticas como el laurel o el tomillo. Esto funciona con platos de pasta poco aderezados pero si vas a cubrir de salsa es mejor poner las especias en la salsa.
  7. Para escurrir la pasta simplemente la ponemos en un escurridor pero no es necesario aclararla bajo el grifo. De esta forma absorbe mejor los jugos y sabores de la salsa, y además mantiene el calor. También la podemos sacar del agua con un cucharón especial para pasta.
  8. Para dejar la pasta al dente lo mejor es seguir las instrucciones de tiempo de cocción que indica cada fabricante. Si vas a tener después la pasta más tiempo al fuego dentro de alguna salsa es mejor que reduzcas incluso un minuto ese tiempo de cocción.
  9. Es mejor tener la salsa ya preparada  para que la pasta no espere mucho y se enfríe o se pase. Añadimos la pasta recién hervida a la cazuela con la salsa y mezclamos bien.
  10. Si necesitas enfriar la pasta para guardarla y conservarla es mejor lavarla bajo el grifo para eliminar almidón y que no se apelmace. Después se escurre muy bien y se añade un poco de aceite de oliva mezclando bien. Así quedará suelta y lista para guardar en la nevera.

¿Cuándo se ponen los fideos en el agua?

De hecho, lo mejor es ponerla cuando el agua ya está hirviendo. ‘Una vez disuelta, se añade la pasta. Si la ponemos desde el principio, a medida que se va evaporando agua va a salir más salada’, según Davide Bonato, propietario y chef del restaurante Gioia en Madrid.

¿Cuándo se pone la sal en el agua de los fideos?

Recetas Cuando Poner Los Fideos En El Agua Published on febrero 14th, 2014 | by larestano ¿Eres del club de personas que  creen  que hay que echar aceite al agua de cocción de la pasta para que no se pegue? ¿Siempre te has preguntado si la sal se echa antes o después de la pasta? Hoy inauguramos una nueva sección, La RestanoConsejos , con las 5 Reglas de Oro para preparar una Pasta Perfecta. Sigue leyendo para hacerte un [email protected] Empezamos: Regla nº1        La proporción AGUA- PASTA El agua donde vayas a cocinar la pasta debe ser muy abundante. Coge el peso de la pasta que vayas a cocer, multiplícalo por 10 y obtendrás el agua necesaria. Por ejemplo: si vas a cocer 100g de pasta usa un litro de agua como mínimo.

  • ¿Y por qué? Porque la pasta durante su cocción pierde almidón y, si hubiese poco agua donde diluirse, formaría una especie de cola;
  • Esta cola de almidón impediría a la pasta hidratarse bien y además favorecería que se pegara entre sí misma;

Resumen REGLA nº1 : Abundante agua= pasta bien hidratada y no pegada Regla nº2:        La SAL La proporción de sal y agua debe ser de aproximadamente una cucharada sopera de sal por litro de agua. ¡No te asustes! Puede parecer una barbaridad pero la mayoría de la sal se quedará en el agua cuando la escurras.

Echa siempre la sal después que el agua haya empezado a hervir porque si la echaras antes retrasarías la ebullición. ¿Ciencia y ficción? ¡Nooo! Principios físico-químicos. Un agua salada previamente tendrá un punto de ebullición más alto de un agua sin sal.

Y finalmente, te recomiendo usar sal gorda en lugar de sal fina. ¿Otra vez hablamos de principios físico-quimicos? No, en este caso es una cuestión de comodidad ya que la sal gorda es más fácil de dosificar. De hecho, no hay problema alguno si tienes a disposición únicamente sal fina. Resumen REGLA nº2: Sal gorda, después de hervir y en proporción de 1,5g/1L   Cuando Poner Los Fideos En El Agua Regla nº3:        La PASTA Añade la pasta después de la sal y mantén el fuego lo suficientemente alto como para garantizar que el agua no deja de hervir en ningún momento. No tapes la olla. Remueve la pasta una vez y pon el timer siguiendo el tiempo indicado en el paquete de pasta que compraste. Si se trata de pasta fresca hecha por ti o hecha por un artesano, calcula unos 3-4 minutos. No será necesario remover más de una vez si seguiste la regla nº1 al detalle ya que el agua abundante y el movimiento de las burbujas, mantienen la pasta en movimiento sin necesidad de remover.

Resumen REGLA nº3: Echar la pasta después de la sal. Fuego vivo. Sin tapar la olla. Remover una sola vez y NO se te OLVIDE el TIEMPO de cocción indicado en el paquete. Regla nº4:        La SALSA Dos minutos antes que finalice la cocción, calienta la salsa en una sartén lo suficientemente grande como para albergar toda la pasta.

Si has hecho tú la salsa será la misma sartén de su preparación. ¡Pero ojo! Esto solo para salsas calientes. En caso de salsas frías, como por ejemplo el pesto de albahaca, calienta el recipiente donde vayas a aliñar la pasta con un cazo de agua de cocción y luego tira el agua. Cuando Poner Los Fideos En El Agua Regla nº5:        FINALIZACIÓN Antes de escurrir la pasta reserva un cazo de agua de cocción. No siempre es necesario pero a veces sí. Escurre la pasta y añádela a la sartén con la salsa previamente calentada. Saltea la pasta a fuego vivo durante unos 30 segundos , removiendo  continuamente  para garantizar una distribución uniforme de salsa. Si vieras que durante esta operación la pasta se ha quedado un poco seca, añade unas cucharadas del agua de cocción que reservaste.

  1. Este paso te servirá a evitar que la pasta se enfríe rápidamente;
  2. Resumen REGLA nº4: 2 minutos antes de escurrir, calentar la salsa en una sartén (salsas calientes)  o calentar el recipiente (salsas frías);

¡Atención! Quita del fuego la sartén pasados los 30 segundos para evitar que la pasta se pase. Sigue la misma operación en el caso de salsas frías pero, por supuesto, sin fuego. Resumen REGLA nº5: Reserva un cazo de agua de cocción #justincase. Aliña la pasta con la salsa a fuego vivo sin parar de remover 30 segundos y emplata. si el plato te pide Parmigiano Reggiano, no lo dudes, ralla una abundante ración de queso encima . Cuando Poner Los Fideos En El Agua User Rating : 2. 4 ( 50 votes).

You might be interested:  Que Lleva El Sushi?

¿Cuánto se dejan los fideos en agua hirviendo?

Ante todo, que no se pase – La pasta es fácil de cocinar. Lo complicado es darle el punto justo. Y lo desolador, pasarte de rosca y que quede blandengue. La regla básica para salir airoso es acertar con el agua siguiendo la regla 1-10-100 (1 litro de agua por cada 100 gramos de pasta).

Ahora llega la parte delicada: la cocción. Lo más normal es que tengas entre manos pasta seca. Dura más, pero requiere más minutos de cocción. Este punto abre un debate interminable. En Italia gusta ‘al dente’, que se traduce por dejar el corazón de la pasta ligeramente crujiente o duro al diente.

En España, sin embargo, algunos paladares encuentran duro ese punto. Hay tantos acabados como paladares y tipos de pasta. Lo habitual oscila entre los ocho y los 12 minutos de cocción. O menos, pues los italianos no la suelen dejar más allá de siete. Cuanto más tiempo, más blanda; cuanto menos, más ‘al dente’.

La pasta fresca es más artesanal, con mayor sabor, pero apenas dura dos días en el refrigerador. Con tres o cuatro minutos de cocción es suficiente. La cocción habitual oscila entre los ocho y los 12 minutos.

En la pasta fresca con cuatro minutos es suficiente. En ningún caso eches aceite al agua de cocción. Si lo haces, acabarás dejando una película de grasa sobre la pasta que impedirá que la salsa se adhiera una vez la sirvas en el plato. Tampoco hace falta que pongas sal al agua o al menos no gran cantidad.

¿Cómo saber si el agua dónde está los fideos está hirviendo?

Es esencial entender antes que nada que para lograr que la pasta quede en el punto justo, es necesaria bastante práctica. Esta práctica no sólo nos permitirá saber cuándo nuestra pasta favorita está en su punto perfecto, si no también conocer mejor nuestra cocina y su poder calórico, ya que esto puede hacer variar en unos minutos la cantidad total de tiempo de cocción necesario.

  1. El punto  “al dente” es uno muy preciso, cuando la pasta está cocida pero apenas acaba de estarlo;
  2. Primero, antes de poner la pasta en el agua es necesario que ésta esté hirviendo, preferentemente con sal (ya que la temperatura de hervor del agua sin sal es 100ºC y el del agua salada, de C110º;

Una vez que nos estemos aproximando a la cantidad de tiempo sugerido de cocción en nuestro paquete, se debe probar para encontrar el punto “al dente”. Es importante recordar que la pasta continúa cocinándose un poco más en los minutos que siguen al momento en que la sacamos del agua hirviendo. Breves indicaciones: Ponga la pasta en una olla con agua hirviendo, agréguele sal (utilice 1 litro de agua por cada 100 g de pasta) Tiempo de cocción:

  • Pastas cortas: 4 a 6 minutos
  • Pastas largas: 8 a 10 minutos

Importante: Escurra la pasta enseguida, porque de lo contrario seguirá cocinándose y quedará demasiado blanda..

¿Qué pasa si pongo la pasta antes de que hierva el agua?

CÓMO COCINAR PASTA –    Aunque cocinar pasta es un proceso sencillo, según explican desde el pastificio Lucio Garofalo, es necesario tener presente una serie de puntos para obtener los mejores resultados: 1. Si la pasta va a ser plato único, debemos cocinar 120 gramos por persona.

Si hay un segundo plato, la cantidad recomendada es 90 gramos. Utilizar una olla suficientemente grand e para evitar que la pasta que se pegue. Utilizar mucha agua : aproximadamente, seis tazas de agua por cada ración de 120 gramos.

Agregar 1 cucharada de sal cada 480 g de pasta. La sal le da sabor a la pasta y ayuda a que el resultado final sea sabroso. Introducir la pasta cuando el agua esta hirviendo fuertemente. Removerla para evitar que se apelmace. Si se agrega la pasta antes de que el agua este hirviendo, esta soltara el almidón y se pegara.

Tapar la olla hasta que el agua empiece a hervir de nuevo. A continuación, destaparla y remover la pasta regularmente durante todo el proceso de cocción. El tiempo óptimo de cocción es de 10 a 12 minutos , aunque en todas las referencias encontraras una indicación con el tiempo de cocción adecuado, cada forma tendrá unas indicaciones diferentes.

La única forma de saber el momento exacto en que la pasta esta ‘al dente’ es probándola. Escurrir en un colador la pasta sin secarla completamente, y devolverla, rápidamente, a la olla o recipiente donde tengamos preparada la salsa pertinente. Una vez colada, servir la pasta inmediatamente con su salsa elegida, previamente, calentada.

¿Cómo se pone a hervir agua?

¿Por qué no se le pone sal al agua de los fideos?

No salar el agua Si se cuece la pasta en agua sin sal, por muy sabrosa que sea nuestra salsa, la pasta siempre tendrá un punto insípido.

¿Cuál hierve primero el agua con sal o sin sal?

Mito: La sal hace que el agua hierva más rápido – ¿Añades un puñadito de sal al agua fría para que hierva antes? Tu truco no funciona. Los expertos lo explican desde un punto de vista molecular: “Cuando se eleva la temperatura del agua, las moléculas se mueven más rápido, chocan con más frecuencia y liberan más moléculas de gas de vapor.

Los iones de sal química toman un poco de espacio, provocando menos colisiones entre las moléculas de agua, por lo que no libera tantas moléculas de vapor como el agua pura lo haría. Por lo tanto, se requiere más energía (una temperatura más alta) para que el agua salada empiece a hervir”.

Vamos, que para elevar el punto de ebullición de un litro de agua un grado se necesitarían aproximadamente 58 gramos de sal. Si el agua hierve empieza a hervir cuando alcanza los 100 grados , echa cuentas. Es cierto que la sal hace que el punto de ebullición se eleve, pero en cantidades tan nimias no marca una diferencia significativa en el hecho de que el agua hierva más o menos rápido.

Y, por si también lo habías escuchado, tampoco hace que impida que el agua en ebullición del rebose. En cuestiones de cocina se cumple la regla máxima de los juegos de mesa: es que en mi casa jugamos así.

Igual que mientras unos salan la carne antes de cocinarla otros defienden que eso es un sacrilegio , hay quienes sacan los huevos de la nevera un rato antes de freírlos porque están convencidos de que a temperatura ambiente el aceite salta menos. Ya..

¿Cuándo se le echa la sal?

NOTICIA 17. 02. 2018 – 10:07h La sal es uno de los ingredientes principales para aderezar muchos platos: a la plancha, en un cocido o en un guiso. Es, además, la principal fuente de sodio en nuestra alimentación y, consumida adecuadamente, contribuye a disminuir la tensión arterial y el riesgo de enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular e infarto de miocardio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no sobrepasar el consumo de 5 gramos de sal al día, ya que un elevado consumo de sodio puede provocar hipertensión arterial y aumentar el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular.

Además, conviene recordar que muchos alimentos procesados contienen ya un elevado contenido de sal. Según explica la nutricionista Ángela Quintas en su libro Las recetas de ‘Adelgaza para siempre’ , el mejor momento para añadir la sal a los alimentos irá en función de la técnica de preparación que se utilice:

  • A la plancha: la sal se debe añadir cuando el alimento ya tenga una pequeña costra superficial para que así no pierda agua y conserve sus propiedades.
  • En la barbacoa: conviene agregar la sal antes de colocar el producto sobre las brasas para que así el sabor del humo penetre mejor en el alimento.
  • Guisos y cocidos: añade la sal cuando el guiso esté ya terminado, aunque en el caso de la carne es mejor hacerlo antes. En el caso de cocer pasta, no importa tanto cuándo echar la sal, siempre que la cazuela tenga agua.
You might be interested:  Arroz Salvaje Cual Es?

Conforme a los criterios de .

¿Cuando están los fideos?

Existen infinitas recetas de pasta , pero lo primero que debe hacerse a la hora de cocinarla es hervir la pasta correctamente. No resulta nada complicado pero sí que es necesario conocer el orden de los pasos a seguir para conseguir una pasta rica y al punto. Por ello, en unComo queremos explicarte con detalle cómo hervir pasta para que no te queden dudas y puedas preparar unos ricos platos de pasta. 15 minutos Dificultad baja Ingredientes:

  • Pasta al gusto: espaguetis, macarrones, espirales, tallarines.
  • Agua
  • Sal
  • Aceite de oliva o mantequilla
  • Laurel (opcional)

Necesitarás: Pasos a seguir: 1 El primer paso para hervir pasta será poner en el fuego una cazuela con abundante agua, te recomendamos que sea suficientemente grande porque la pasta al cocer siempre aumenta su tamaño. Asimismo, se recomienda añadir un litro de agua por cada 100 gramos de pasta. Imagen: spiraldia. com 2 También será necesario que añadas al agua para hervir pasta un chorrito de aceite de oliva o un poco de mantequilla para evitar así que después la pasta se pegue entre ella. Y, de forma opcional, puedes agregar también una hoja de laurel para darle un toque de sabor. Imagen: recetassaboresypasiones. com 3 En el momento en que hierva el agua, deberás añadir una pizca de sal ; es importante no echarla antes, ya que el agua salada tarda más en cocer. Asimismo, te recomendamos que mantengas el agua tapada para que arranque a hervir antes. 4 Ahora ya ha llegado el momento de agregar la pasta que quieres hervir : espaguetis, macarrones, espirales, tallarines, etc. En el caso de las pastas largas, que parecen no caber en la cazuela, puedes optar por partirlas por la mitad una vez crudas, aunque no será necesario porque una vez mojadas en al agua hirviendo podrás empujarlas para que se doblen. 5 Al añadir la pasta, el agua habrá parado de hervir pero deberás esperar a que vuelva a arrancar el hervor e ir removiendo la pasta para que no se pegue, usando siempre un utensilio de madera y no metálico. El tiempo de cocción de cada tipo de pasta es distinto , aunque la mayoría de ellas indican un tiempo recomendado de cocción en su envoltorio. Imagen: cocinaycomparte. com 6 En el caso de los espaguetis, un truco infalible para saber cuando la pasta está en su punto , al dente, es sacar un espagueti del agua y lanzarlo contra una pared de azulejos o baldosas, muy comunes en las cocinas. Si queda pegado, estará suficientemente hervido, mientras que si cae, tendremos que dejarlo más tiempo. Imagen: buenasalud. net 7 Una vez que la pasta esté hervida -puedes probarla para comprobarlo y estar del todo seguro- deberás escurrirla en la fregadera con la ayuda de un escurridor o colador. Algunos optan por pasarla bajo el grifo de agua fría, aunque así pierde el almidón característico de la pasta, por lo que solo es recomendable para preparar platos fríos como la ensalada de pasta, pero no para mezclarla con salsas. Imagen: cocinasintonterias. blogspot. com Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cocer pasta , te recomendamos que entres en nuestra categoría de Recetas ..

¿Cómo saber si ya está lista la pasta?

¿Cómo puedo saber si la pasta está al dente? – Hay muchos mitos culinarios sobre este tema. Algunos dicen lo mejor es tirar la pasta contra la pared y, si se queda pegada, significa que está lista. En realidad, la única forma de saber si la pasta está al dente es probándola.

Eso implica pescar un trozo de pasta con la cuchara, soplar para que se enfríe y comérsela. Se puede adivinar si la pasta está al dente mirando el borde. En los penne, hay que fijarse en el borde circular: si está al dente verás un punto blanco, mientras que la parte exterior estará amarillenta.

Ésta es una buena señal de que están al dente, pero recuerda que la única forma de asegurarse es probándolos.

¿Cuándo se sabe que el agua está hirviendo?

En la cocina [ editar ] – Hervir es el método de cocinar alimentos en agua hirviendo u otros líquidos a base de agua, como caldo o leche [ 11 ] ​ Hervir a fuego lento es un hervor suave, mientras que al escalfar el líquido de cocción se mueve pero apenas burbujea. [ 12 ] ​ Por lo general, se considera que el punto de ebullición del agua es de 100 °C o 212 °F. La presión y un cambio en la composición del líquido pueden alterar el punto de ebullición del líquido. La cocción a gran altura generalmente toma más tiempo ya que el punto de ebullición es una función de la presión atmosférica.

A una altura de aproximadamente una milla (1,600 m), el agua hierve a aproximadamente 95 °C o 203 °F. [ 13 ] ​ Según el tipo de alimento y la altura, es posible que el agua hirviendo no esté lo suficientemente caliente para cocinar la comida correctamente.

[ 14 ] ​ De manera similar, aumentar la presión como en una olla a presión eleva la temperatura del contenido por encima del punto de ebullición al aire libre.

¿Cómo hervir agua en una olla?

Descargar el PDF Descargar el PDF Hervir agua es una tarea tan común que aprenderla puede ayudarte donde quiera que estés. ¿Vas a hacer la cena? Averigua cuándo añadir un huevo escalfado o si la sal realmente ayuda a tu platillo. ¿Vas de senderismo a una montaña? Descubre por qué tus alimentos demoran tanto en cocinar y cómo hacer agua potable de río. Sigue leyendo para que aprendas todo esto y mucho más.

  1. 1 Escoge una cacerola con tapa. La tapa atrapará al calor dentro de la cacerola, lo cual hará que el agua hierva más rápido. Una cacerola grande tomará más tiempo para hervir, pero la forma no es un factor determinante. [1]
  2. 2 Añade agua fría de grifo. El agua caliente de grifo puede recoger el plomo de las tuberías, por eso no es recomendable para beber o cocinar. [2] Mejor empieza con agua fría de grifo. No llenes toda la cacerola, sino puede rebalsar, además necesitarás espacio para añadir los alimentos que vas a cocinar.
    • No creas en el mito popular: el agua fría no hierve más rápido que el agua caliente. [3] Es una opción más segura, pero toma más tiempo.
  3. 3 Añade sal para dar sabor (opcional). La sal casi no tiene efecto en la temperatura de ebullición, ¡aunque agregues lo suficiente para hacer agua de mar! [4] [5] Añádela solo si va a salar los alimentos, sobre todo la pasta, que absorberá la sal junto con el agua. [6]
    • Quizá observes un grupo de burbujas subir apenas eches la sal. Es un efecto divertido, pero no cambia la temperatura. [7]
    • Añade sal al agua cuando hagas huevos duros. Si la cáscara se resquebraja, la sal ayudará a que la clara se solidifique, lo cual taponará el agujero. [8]
  4. 4 Pon la cacerola a fuego alto. Pon la cacerola en la cocina y sube el fuego del quemador a alto. Tapa la cacerola con su tapa para que el agua hierva un poco más rápido.
  5. 5 Conoce las etapas de la ebullición. Casi todas las recetas piden que se hiervan los alimentos a fuego lento o a fuego intenso. Aprende a reconocer estas etapas, además de un par de opciones menos comunes que te ayudarán a encontrar la temperatura perfecta: [9]
    • Romper el hervor: aparecen burbujas pequeñas en la base de la cacerola, pero no suben. La superficie “tiembla” ligeramente. Este hervor se da a unos 60 a 75 °C (140 a 170 °F), una buena temperatura para escalfar huevos , frutas o pescado.
    • Ligero hervor: suben pequeños hilos de burbujas, pero la mayor parte del agua permanece inmóvil. El agua estará a unos 75 a 90 °C (170 a 195 °F) y puede usarse para un estofado o guiso de carne.
    • Fuego lento: hay burbujas pequeñas a medianas que revientan en la superficie con frecuencia, por toda la cacerola. El agua estará a 90 a 100 °C (195 a 210 °F), una buena temperatura para hacer vegetales al vapor o derretir chocolate , dependiendo de qué tantas ganas tengas de comer algo sano.
    • Hervor intenso: se refiere a cuando echa vapor y hay un movimiento constante que no se detiene al revolver el agua. Esta temperatura es la más alta posible: 100 °C (210 °F). Haz pasta a esta temperatura.
  6. 6 Añade los alimentos. Si vas a sancochar algo en agua, échalo ahora. El alimento frío bajará la temperatura del agua, y puede bajarla a una etapa previa. No pasa nada: solo deja el fuego en alto o medio hasta que el agua regrese al nivel correcto.
    • Salvo que una receta te indique lo contrario, no añadas los alimentos antes de que el agua esté caliente. De lo contrario, será difícil estimar el tiempo de cocción, y puede tener efectos inesperados. Por ejemplo, la carne termina más dura y con menos sabor cuando se la expone al agua fría en algún punto de su cocción. [10]
  7. 7 Baja el fuego. El fuego alto sirve cuando se quiere que el agua llegue rápidamente a la temperatura de ebullición. Cuando llegues adonde quieres, baja el fuego a medio (para sancochar) o a medio bajo (para hervir a fuego lento). Cuando el agua llega a un hervor intenso, una mayor temperatura solo hará que se evapore más rápido.
    • Revisa la cacerola de vez en cuando durante los primeros minutos para asegurarte de que el agua esté estable en la etapa que quieres que esté.
    • Si vas a hacer sopa u otro platillo que tenga que hervirse por un tiempo prolongado, deja la tapa ligeramente abierta. Cerrar la tapa por completo hará que la temperatura suba demasiado para dichas recetas.

    Anuncio

  1. 1 Hierve el agua para matar bacterias y demás patógenos. Prácticamente todos los microorganismos presentes en el agua morirán al hervirse el agua. [11] Sin embargo, la ebullición no elimina casi toda la polución química. [12]
    • Si el agua está turbia, primero filtra el agua para sacar la tierra.
  2. 2 Haz que el agua llegue a un hervor intenso. El calor es el que mata los microorganismos, no la acción de hervir el agua. Sin embargo, sin un termómetro, el hervor intenso es la única manera precisa de saber cuán caliente está el agua. Espera a que el agua despida vapor. En ese punto, todos los organismos peligrosos estarán muertos. [13] [14]
  3. 3 Sigue hirviendo el agua de 1 a 3 minutos (opcional). Para estar más seguros, deja el agua hirviendo intensamente durante 1 minuto (cuenta lentamente hasta 60). Si estás a más de 2000 m. (6500 pies) (metros sobre el nivel del mar), deja que el agua hierva durante 3 minutos (cuenta lentamente hasta 180). [15]
    • El agua hierve a una menor temperatura en altitudes grandes. El agua ligeramente más fría toma más tiempo para matar organismos.
  4. 4 Déjala enfriar y guárdala en recipientes cerrados. Incluso después de enfriarla, el agua hervida es segura para su consumo. Tenla en recipientes limpios y cerrados. [16]
    • El agua tendrá un sabor simple a comparación del agua normal, porque parte del aire dentro habrá escapado. Para mejorar su sabor, vierte el agua entre dos recipientes limpios una y otra vez. [17] Mientras la viertes, atrapará más aire.
  5. 5 Lleva un dispositivo portátil para hervir agua durante tus viajes. Si tienes acceso a la electricidad, lleva un serpentín para calentar el agua. Si no, lleva un quemador o hervidor de campamento y una fuente de combustible o baterías.
  6. 6 Deja recipientes de plástico expuestos al sol como último recurso. Si no tienes manera de hervir agua, pon el agua en un recipiente de plástico transparente. Déjalo por lo menos 6 horas a la luz directa del sol. Este proceso quemará algunas bacterias peligrosas, pero no es tan seguro como hervirla. [18] Anuncio
  1. 1 Pon el agua en una taza o tazón para microondas. Si no puedes encontrar un recipiente que diga “apto para microondas”, escoge uno de vidrio o de cerámica que no tenga ninguna pintura metálica. Para probar si es apto para microondas, ponlo en el horno microondas, vacío, al lado de una taza de agua. Caliéntalo durante 1 minuto. [19]
    • Para mayor seguridad, usa un recipiente que tenga una rayadura o mella (en términos científicos, un sitio de nucleación) en su superficie interior. Esto ayudará a que el agua burbujee, lo cual reducirá el riesgo de explosión por sobrecalentamiento (muy improbable). [20]
  2. 2 Añade un elemento apto para microondas en el agua. Esto también ayuda a que el agua burbujee. Prueba poner una cuchara de palo, un palito chino o una brocheta. Si saborizar el agua no resulta un problema para ti, incluso una cucharada de sal o azúcar será suficiente. [21]
    • Evita introducir objetos de plástico, pues pueden ser demasiado blandos para permitir que se formen burbujas encima.
  3. 3 Pon el agua en el horno microondas. En la mayoría de los hornos, el borde de plato giratorio se calienta más rápido que el centro. [22]
  4. 4 Caliéntala en intervalos cortos, revolviendo regularmente. Para la mayor seguridad posible, busca cuáles son los periodos recomendados para calentar agua en el manual de tu microondas. Si no tienes el manual, prueba calentándola en intervalos de 1 minuto. Después de cada intervalo, revuelve el agua con cuidado, luego sácala del horno para probar su temperatura.
    • Si el agua sigue fría después de los primeros minutos, aumenta la duración de cada intervalo de 1,5 a 2 minutos. La cantidad total de tiempo depende de la potencia de tu horno microondas y de la cantidad de agua que hiervas.
    • El agua no hervirá intensamente en un horno microondas. El agua sí llegará a temperaturas de ebullición, pero será menos evidente.

    Anuncio

  1. 1 Conoce el efecto. Entre más alta sea la altitud en comparación al nivel del mar, el aire se vuelve cada vez más fino. Como hay menos moléculas de aire que empujan el agua, es más fácil que cada molécula de agua se separe de las demás e ingrese al aire. En otras palabras, el agua hierve a menos calor.
    • No es necesario que te preocupes por este efecto, salvo que vivas a 610 m. (2000 pies) o más.
  2. 2 Comienza con más agua. Como los líquidos se evaporan más rápido a altitudes grandes, también debes añadir un poco más de agua para compensar. Si tienes pensado cocinar alimentos en el agua, debes añadir incluso más agua. Los alimentos tomarán más tiempo para cocinar, así que se evaporará más agua de lo habitual.
  3. 3 Hierve alimentos por más tiempo. Para compensar la temperatura menor, puedes cocinar tus alimentos por más tiempo. La siguiente es una regla sencilla sobre cuánto más tiempo cocinar: [23]
    • Si la receta toma menos de 20 minutos para hervir al nivel del mar, añade 1 minuto de cocción por cada 305 m (1000 pies) sobre el nivel del mar.
    • Si la receta toma más de 20 minutos para hervir al nivel del mar, añade 2 minutos de cocción por cada 305 m (1000 pies) sobre el nivel del mar.
  4. 4 Considera la posibilidad de usar una olla de presión. En altitudes particularmente grandes, cocinar con agua hirviendo puede tomar excesivamente mucho tiempo. Mejor hierve el agua en una olla de presión. Esta atrapa el agua dentro de una tapa hermética y eleva la presión para que el agua llegue a temperaturas mayores.
    1. Si el recipiente queda caliente después del minuto, no será apto para microondas;
    2. El agua estará lista cuando despida vapor y no esté demasiado caliente al tacto;
    3. Si bien hierve más rápido, la temperatura baja hará más difícil cocinar los alimentos;

    En una olla de presión, puedes seguir las recetas como si estuvieras al nivel del mar. Anuncio

¿Cómo se evapora más rápido el agua tapado o destapado?

Dudas frecuentes – Es típico preguntarse qué conviene más, si hervir con el recipiente tapado o destapado. Dependiendo del resultado que queremos obtener lo haremos de una manera u otra (o combinando ambas). En cualquier caso lo importante es saber que: – Con el recipiente tapado calentaremos el líquido más rápidamente, dificultaremos su evaporación y perderemos menos nutrientes.

  1. El inconveniente principal es que no se controla bien la cocción;
  2. Es típico hacerlo así al cocer legumbres, patatas con piel o piezas de carne;
  3. – Con el recipiente destapado controlaremos mejor la cocción pero la evaporación será más rápida y seguramente necesitaremos añadir agua;

Se procede así para elaborar fondos y caldos , pasta italiana, pescado azul o verduras. Otras dudas habituales hacen referencia al uso de la olla exprés. Al respecto, destacamos tres aspectos básicos: – La olla a presión ahorra tiempo en la cocción de todo tipo de alimentos (con el consecuente ahorro de energía).

Adblock
detector