Cascara De Arroz Para Que Sirve?

Cascara De Arroz Para Que Sirve

El contenido de este artículo fue preparado por  www. ecoinvetos. com  y www. fundesyram. info  y fue revisado y reeditado por Portalfruticola. com  – La cascarilla de arroz: Mejora las características físicas del suelo y de los abonos orgánicos, facilitando la aireación, absorción de humedad y el filtraje de nutrientes.

Beneficia el incremento de la actividad macro y microbiológica de la tierra al mismo tiempo que estimula el desarrollo uniforme y abundante del sistema radical de las plantas. Es una fuente rica en sílice, lo que favorece a los vegetales para darle una mayor resistencia contra insectos y microorganismos.

A largo plazo, se convierte en una constante fuente de humus. En la forma de cascarilla carbonizada, aporta principalmente fósforo y potasio, al mismo tiempo que ayuda a corregir la acidez de los suelos. Recomendaciones: La cascarilla de arroz puede ocupar, en muchos casos, hasta un tercio del volumen total de los ingredientes de los abonos orgánicos. Es recomendable para controlar los excesos de humedad cuando se están preparando los abonos fermentados. Puede ser sustituida por cascarilla de café o pajas bien secas y trituradas. En algunos casos y en menor proporción, los pedazos de madera también pueden sustituirla dependiendo del tipo de madera que los originen, dado que algunas tienen la capacidad de paralizar la actividad microbiológica de la fermentación de los abonos por las substancias tóxicas que poseen. Investigadores españoles y colombianos , han conseguido  transformar cáscaras de arroz en un fantástico fertilizante orgánico. En las pruebas realizadas, ha sido capaz de  duplicar la producción media de arroz. Además del uso como fertilizante, en el proceso también  se extrae silicio orgánico  que se puede usar para la industria cosmética y farmacéutica, a la vez que se  regenera la tierra de cultivo. Bioarroz soluciona tres graves problemas al mismo tiempo:

  • Producción eficiente de alimentos esenciales.
  • Reciclaje de la cascarilla de arroz, un residuo muy contaminante.
  • Regeneración de los suelos erosionados.

Si atendemos a los datos oficiales de la FAO,  el arroz es el alimento más consumido del mundo. Su cultivo es fundamental para la alimentación de la población mundial, especialmente en los países más pobres. Su mayor productor mundial,  África, tiene un bajo rendimiento de cultivo, 2 toneladas/hectárea frente a la media mundial de 4. 5 toneladas/hectárea. Si mejoráramos la fertilización lograríamos incrementar la producción de arroz por hectárea y así abaratar el coste del fertilizante. Lo que llevaría al pecio del arroz a bajar. La cascarilla de arroz no tiene valor comercial en África , incluso se está convirtiendo en un grave problema medioambiental para ellos. Bioarroz ha patentado un proceso  que, mediante el uso de la lombriz roja californiana, recicla la cascarilla de arroz transformándola en humus sólido y liquido. El uso de este fertilizante duplica la producción de arroz por hectárea , sin necesidad de usar productos químicos que contaminan el suelo. También se ahorra agua, ya que es necesario menos riego. Este humus sirve para la mayoría de los cultivos. En el video puedes apreciar la diferencia de cultivar con fertilizante bioarroz: Fuente: www. ecoinvetos. com ,   www. fundesyram. info www. portalfruticola.

Mucha culpa de ello lo tiene la falta de fertilizantes, su alto coste los hace prohibitivos para algunos agricultores. Diferencia de crecimiento usando el humus generado por Bioarroz. En el proceso se extrae silicio y calcio orgánicos.

com.

¿Qué se puede hacer con la cascarilla de arroz?

El contenido de sílice en el arroz es de los más altos de todas las plantas gramíneas; de allí su gran valor. Este promete ser un nuevo material para el sector de la construcción con mayor durabilidad que a la vez aprovecha un residuo agroindustrial. En la planta de arroz, la sílice se almacena en la cascarilla, residuo agroindustrial que es incinerado o arrojado a fuentes de agua, lo cual repercute negativamente en el ecosistema.

Actualmente, las empresas que generan los residuos optan por quemar el desperdicio en calderas, emitiendo gases al medio ambiente. Esta preocupación, no solo por el desperdicio sino por la afectación al medio ambiente, llevó a que la ingeniera física y gestora de la línea de biotecnología y nanotecnología del Tecnoparque nodo Pereira del SENA, Diana Marcela Gómez Mejía, investigara más a fondo las bondades de este subproducto, por lo que lideró la investigación entre la Universidad Autónoma de Manizales y Tecnoparque nodo Pereira Regional Risaralda para la obtención de sílice a partir de la cascarilla de arroz y convertirlo en fibrocemento.

En ladrillos y mezclas usadas en obras civiles se ha utilizado la sílice y la cascarilla de arroz como componente en el proceso de endurecimiento del cemento, que al ser agregada con agua y aditivos forma una pasta que fragua y endurece por medio de reacciones y procesos de hidratación que, una vez endurecido conserva su resistencia y estabilidad incluso bajo el agua.

Para la investigadora “este compuesto denominado fibrocemento es un material liviano y resistente usado en la construcción especialmente en sistemas de construcción liviano, como revestimiento, aislamiento e impermeabilización de numerosas estructuras.

Está compuesto de cemento, sílice, carbonato, bentonita, fibras de celulosa y fibras de acetato de polivinilo o polímeros” explicó. Es de anotar que, hasta hace pocos años, se obtenía fibrocemento agregando el amianto o asbesto, pero su nocividad significó la implementación de otros materiales como fibras minerales artificiales, fibras orgánicas sintéticas de carbón y fibras de acero.

La sílice extraída de la cascarilla de arroz ha permitido el aprovechamiento de los residuos en cifras cercanas al 20% en masa de la producción total de arroz en plantas procesadoras y también se ha usado para obtener combustible sólido, material para abonos, camas y alimentos concentrados para animales, productos de compostaje, flores e insumo para materiales de construcción.

Como trabajo previo a este nuevo escalamiento, se reconoce el trabajo investigativo   ” Obtención y caracterización de nanopartículas de sílice a partir de la cascarilla de arroz para estudiar el efecto de su inclusión en las propiedades de las placas de fibrocemento ” desarrollado por el ingeniero físico Daniel Fernando Hincapié Rojas y la empresa colombiana Toptec que lleva más de 38 años de experiencia en el mercado.

Esta investigación denominada “Efecto de la adición de sílice obtenida a partir de la cascarilla de arroz sobre propiedades físico-químicas y mecánicas del fibrocemento” será presentada el 18 de noviembre desde las 2:00 p.

el ciclo de conferencias virtuales sobre investigación e innovación del Sistema SENNOVA del Centro Agropecuario del SENA Risaralda y los interesados pueden inscribirse en este enlace https://bit. ly/30HhQbJ y acceder a la conferencia meet. google. com/etc-yhuu-bau Además de este proyecto también se encuentra en fase de experimentación la adición de diferentes formas de sílice, para evaluar sus propiedades físicas, mecánicas y morfológicas y producir más variedades de fibrocemento.

¿Qué contiene la cáscara de arroz?

Rev. Fac. Ing. Univ. Antioquia. 41. pp. 7-20. Septiembre, 2007 La cascarilla de arroz como fuente de SiO 2 Husk of rice as source of SiO 2 Claudia Andrea Arcos a , Diego Macíaz Pinto b , Jorge Enrique Rodríguez Páez a* a Grupo CYTEMAC. Departamento de Física. FACNED, Universidad del Cauca, Calle 5 N.

º 4-70, Popayán, Cauca, Colombia. b Grupo Estudios de la Diversidad Vegetal. Departamento de Biología. FACNED, Universidad del Cauca, Calle 5 N. º 4-70, Popayán, Cauca, Colombia. (Recibido el 21 de octubre de 2005.

Aceptado el 8 de noviembre de 2006) Resumen La cascarilla de arroz calcinada presenta un alto contenido de sílice. Este trabajo estudió la naturaleza de la fracción orgánica donde se nuclean los complejos de sílice y las condiciones óptimas para la síntesis de SiO 2.

La cascarilla de arroz y la sílice se analizaron utilizando microscopía electrónica de barrido (MEB), difracción de rayos de X (DRX), infrarrojo con transformada de Fourier (FTIR) y análisis térmico diferencial (ATD).

La cascarilla fue tratada con HCl para eliminar impurezas como Fe, Na, K, entre otros. Los resultados obtenidos muestran que en la parte externa de la cascarilla, constituida de celulosa, se nuclea la sílice, y el SiO 2 obtenido de la misma es amorfo, con un alto valor de superficie específica (~277 m 2 /g), morfología no definida y tamaño nanométrico (< 200 nm). ---------- Palabras clave: cascarilla de arroz, silica, síntesis, caracterización. Abstract The husk of rice contains high levels of silica when calcined. This work was carried out to study the nature of the organic components where the silicon complexes are nucleated and the best conditions for the synthesis of SiO 2. SiO 2 is amorphous, with a high specific surface (~2772 m 2 /g), arbitrary morphology and nanometric size (< 200 nm). ---------- Key words: Husk of rice, silica, synthesis, characterization. Introducción La sílice forma parte de numerosos vegetales, principalmente para cumplir funciones estructurales o para aumentar la resistencia de las mismas [1]. Además, se conoce que en la mayoría de las plantas la sílice se toma del medio como un componente inerte y luego se concentra en ciertas zonas específicas, incluso puede participar en el metabolismo y conformación de compuestos orgánicos.

The husk of rice and silica were analized by SEM, DRX, FTIR, TGA. The husk was treated with HCl to eliminate impurities as Fe, Na, K, etc. The results show that silica nucleates in the external part of the husk, composite of cellulose.

La sílice se encuentra distribuida a través de la estructura de las plantas, especialmente en los tallos, para reforzarlas y endurecerlas; ejemplos de ello son los tallos de pastos y granos, el bambú, la cáscara de las nueces, las espinas duras de algunas plantas como la ortiga y ciertas especies de madera [2].

La presencia de sílice dentro de la estructura de la cascarilla de arroz se conoce desde 1938 [3]. No obstante, desde 1934 científicos japoneses ya habían observado que el silicio es benéfico para el crecimiento normal del arroz [4, 5].

El contenido de sílice presente en diferentes partes de la planta (raíz, tallo, hojas, cáscara o vaina) varía entre 2,63 y 13,3%, presentándose en mayor cantidad con respecto a la parte orgánica en la cáscara del grano de arroz [6]. La cascarilla de arroz al ser sometida a calcinación produce una alta cantidad de ceniza, entre 13 y 29% del peso inicial, la cual está compuesta principalmente por sílice, 87-97%, y pequeñas cantidades de sales inorgánicas [7].

Estas sales inorgánicas son impurezas que pueden ser eliminadas utilizando reflujos en medio ácido [8]. Además, la cascarilla de arroz contiene alrededor de un 85% de material orgánico [6] conformado por celulosa, lignina, D-xylose y pequeñas cantidades de D-galactose.

Con base en estudios de la sílice obtenida de diferentes plantas [9] y diatomeas, Lanning [7] llegó a la conclusión de que la sílice resultante de la calcinación de la cascarilla de arroz no es exactamente igual al gel de sílice y que ésta se debe clasificar como sílice opalina.

Dado el fino tamaño de partícula y la alta reacti¬vidad de la sílice, la ceniza obtenida de la calcinación de la cascarilla se usa en la industria del cemento [10] y como fuente para la preparación de compuestos de silicio como carburo de silicio [11, 12], nitruro de silicio [13], sialones y zeolitas [14]; también se ha empleado en la producción de sílice activada, silicato de sodio, silicato de potasio y silicio grado solar [15].

Como la ceniza de sílice es un bioproducto de un compuesto natural, la cascarilla de arroz, requiere de cuidadosos estudios de caracterización para comprender mejor su naturaleza y poder determinar las modificaciones necesarias en el proceso de obtención de sílice para mejorar sus propiedades, entre ellas la de adherencia a la matriz cuando se utiliza como relleno en los materiales compuestos [16].

En este estudio se analizó la microestructura de la cascarilla de arroz y se determinó la naturaleza de los complejos de silicio que existen en la matriz orgánica, complejos que se constituyen en los precursores de la sílice que se obtiene de la cascarilla.

Además, se estudió el efecto del tratamiento químico al que se sometió este desecho agroindustrial, durante el proceso de obtención del SiO 2 , sobre las propiedades finales del SiO 2 obtenido. Procedimiento experimental Obtención de muestras de cascarilla de arroz y ceniza de sílice Las muestras de cascarilla de arroz obtenidas fueron recolectadas en una industria arrocera de Jamundí (Calí, Colombia).

Esta muestra fue lavada e inspeccionada para eliminar residuos sólidos gruesos presentes en la cascarilla; posteriormente se secó a temperatura ambiente. Después de limpiar la cascarilla de arroz, se tomó una muestra para realizar la inclusión en resina y posteriormente efectuar cortes transversales de la misma para observarlos en el microscopio óptico.

Los cortes de la muestra se realizaron con ultramicrotomo ELKVultratome y luego se observaron en el microscopio óptico de polarización (Nikon microphot). También se tomó una muestra que se observó con microscopía electrónica de barrido (MEB) y se realizó el análisis elemental de la misma utilizando la microsonda EDX.

Las observaciones y análisis se realizaron en un microscopio de barrido por sonda Auto Probe Cp Park Scientific Instruments. Por otro lado, se tomó una muestra de cascarilla limpia y se maceró en un mortero de ágata hasta obtener trozos finos que se mezclaron con KBr para conformar una pastilla.

Esta muestra se caracterizó utilizando un espectrómetro infrarrojo (ATI Mattson versión gemini FTIR) con el fin de determinar los grupos funcionales presentes. Adicionalmente se realizó un análisis de pérdida de peso de la muestra, a diferentes temperaturas, con el propósito de determinar en qué rango de temperatura ocurren los procesos más importantes que conducen a la obtención de SiO2; el tratamiento térmico se realizó en un horno Thermolyne 47900 y se trabajó en un rango de temperatura entre 150 y 750 ºC durante dos horas para garantizar el desarrollo completo de los procesos fisicoquímicos que ocurren a la temperatura correspondiente.

También las muestras se analizan en un equipo marca TA Instruments. Eliminación de impurezas de la cascarilla de arroz La eliminación de impurezas, presentes, se realizó tratando químicamente la cascarilla de arroz con ácido clorhídrico, HCl (Aldrich).

Inicialmente se preparó una solución acuosa de HCl, 0,1 M, a la cual se agregó la muestra de cascarilla de arroz y posteriormente se realizó el reflujo de la mezcla; los tiempos del tratamiento químico fueron de 2, 4, 6 y 12 horas. La muestra obtenida se lavó varias veces con agua destilada y se secó a temperatura ambiente.

  • Las muestras de cascarilla de arroz, después de ser tratadas químicamente con HCl, se caracterizaron por espectroscopia infrarroja y microscopía óptica;
  • También se observó la estructura externa de las muestras obtenidas utilizando microscopía electrónica de barrido y se determinó la composición química, tanto de la estructura externa como interna de las muestras, utilizando la microsonda EDX;
You might be interested:  Cuantos Carbohidratos Tiene 100 Gramos De Arroz Integral Cocido?

Por último, se realizó el ensayo de pérdida de peso para determinar el comportamiento de la muestra tratada con HCl frente a los tratamientos térmicos. Tratamiento térmico para la obtención de SiO 2 Con base en los resultados del ensayo de pérdida de peso, las muestras secas obtenidas del tratamiento químico con HCl se sometieron a tratamiento térmico a 800 ºC durante 6 horas con el fin de eliminar la fracción orgánica presente en las mismas y obtener SiO2.

  • La ceniza de sílice obtenida del tratamiento térmico se analizó por difracción de rayos X (DRX), utilizando un difractómetro Dif 5000 – Siemmens, por microscopía electrónica de transmisión (JEOL – 1200 EX) y por fluorescencia de rayos X;

Además, se determinó la superficie específica utilizando la técnica BET (Brunauner, Emmett y Teller). Una muestra de ceniza de sílice también se maceró para caracterizarla por espectroscopia infrarroja e identificar las bandas correspondientes a los modos vibracionales del óxido de silicio.

Resultados y discusión Caracterización de la cascarilla de arroz La figura 1 muestra fotografías tomadas con MEB a la superficie de una muestra de cascarilla de arroz sin tratar con ácido. En general, la superficie abaxial o externa de la cascarilla de arroz, llamada exocarpo, se caracteriza por tener una estructura simétrica constituida por celdas convexas (presencia de papilas simples), las cuales están separadas por surcos y granos de compuestos de silicio dispersos sobre toda la superficie.

También hay presencia de macropelos unicelulares (estructuras aciculares) con un tamaño promedio de 200 µm ( figura 1 (b)). El tamaño de los microfotolitos (cuerpos de silice) varía entre 2,2 y 7,5 µm y el tamaño promedio de las superficies redondeadas y de los surcos está entre 50 x 45,64 y 21,52 µm respectivamente. Figura 1 Fotografías obtenidas con MEB de la cascarilla de arroz, sin ningún tratamiento, tanto de la parte externa de su superficie (a) y (b) como la interna (c) Los espectros de EDX revelan la presencia de sílice y materia orgánica, bajo la forma de CO 2 , tanto en el endocarpo como en el exocarpo de la cascarilla. La tabla 1 indica los porcentajes de los elementos más importantes presentes en la cascarilla de arroz en forma de óxidos. El mayor porcentaje de SiO 2 se presenta en el exocarpo de la cascarilla, mientras que el CO 2 es más abundante en el endocarpo de la misma.

La superficie adaxial o interna (endocarpo) de la muestra de cascarilla sin tratamiento ( figura 1 (c)) presenta celdas cóncavas con una distancia promedio de 46,98 µm entre ellas. Esta disposición reitera la función protectora de la sílice, cara externa de la cascarilla, y la función de sustrato o plantilla de la parte orgánica siendo esta última donde se nuclea la fase inorgánica de la estructura.

En la cara interna existen agregados que contienen impurezas, principalmente de aluminio; estos agregados tienen forma irregular y están unidos al resto de la estructura orgánica. En la figura 2 se puede observar la estructura interna de la muestra de cascarilla de arroz, microfotografía obtenida con microscopía óptica, que no fue sometida a ningún tratamiento químico o térmico. Tabla 1 Porcentaje de los elementos, en forma de óxidos, que existen en una muestra de cascarilla de arroz sin tratar Figura 2 Microfotografía obtenida con microscopía óptica de un corte transversal de la estructura interna de la cascarilla de arroz donde se indican los diferentes tejidos que ella presenta: exocarpo (región 1), mesocarpo (región 2)endocarpo (región 3) El espectro infrarrojo de la cascarilla de arroz normal, sin ningún tratamiento, se muestra en la figura 3 (a). En el espectro se observan dos regiones importantes, en las cuales se encuentran bandas correspondientes a grupos funcionales orgánicos, por encima de ~1. 200 cm- 1 , e inorgánicos, bandas por debajo de los 1. 200 cm- 1 , presentes en la cascarilla de arroz.

En ella se reconocen tres tipos de tejido: el tejido de la superficie interna o endocarpo, región 3, que es un tejido uniestratificado con células delgadas y alargadas; el tejido intermedio o mesocarpo, región 2, tejido biestratificado con células de pared gruesa en la mayor parte y por último, la superficie externa o exocarpo, región 1, que presenta un tejido uniestratificado con proyecciones epidérmicas papiliformes.

En la parte inorgánica se destacan tres bandas significativas relacionadas con el SiO 2 , donde la más importante es la que está ubicada alrededor de 1. 089 cm- 1 y que indica la existencia de tetrámeros de siloxanos cíclicos [17]; la presencia de estos tetrámeros se confirma por la banda ubicada a 799 cm- 1.

Con respecto a la parte orgánica, las bandas que presenta el espectro se deben en general a las vibraciones de la parte aromática (bandas a 1. 866, 1. 515, 1. 461 cm- 1 ) y alifática, enlaces C – H (bandas a 1.

385 y 1. 424), y a vibraciones del grupo carbonilo (bandas a 1. 739 y 1. 645 cm 1 ), correspondientes a compuestos orgánicos que conforman la cascarilla, tales como los carbohidratos de celulosa y hemicelulosa y la lignina [18]. En la figura 3 (b) se muestra el espectro infrarrojo correspondiente a una muestra de cascarilla de arroz sin ataque químico pero tratada térmicamente a 350 ºC.

Al comparar este espectro con el de la cascarilla de arroz sin tratamiento térmico, figura 3 (a), se puede apreciar que ciertas bandas han desaparecido, como las ubicadas a 1. 865, 1. 514, 1. 460 y 1. 239 cm- 1 , asociadas a grupos funcionales de la parte orgánica que se descomponen y volatilizan.

En relación con la parte inorgánica, se puede observar que la banda ubicada alrededor de 1. 089 cm- 1 se ha desplazado hacia ~1. 100 cm- 1 , lo cual indica que el tratamiento térmico favorece la transformación de los siloxanos cíclicos (1. 089 cm- 1 ) a tetrámeros de silicio unidos linealmente (1. Figura 3 Espectro infrarrojo de la muestra de la cascarilla de arroz: (a) sin ningún tratamiento químico o térmico y (b) tratada térmicamente a 350 ºC La figura 4 muestra la curva del análisis térmico diferencial (ATD) de la cascarilla de arroz natural. En ella es evidente que existen dos intervalos de temperatura muy importantes, en los cuales ocurren procesos relacionados principalmente con la descomposición orgánica de la cascarilla de arroz. El primer pico exotérmico ocurre a los 339 ºC y el segundo alrededor de los 444; estos picos corresponden a reacciones de oxidación de la parte orgánica de la cascarilla y a la conformación del SiO 2 que se obtiene al finalizar el tratamiento térmico. Figura 4 Análisis térmico diferencial (ATD) de la cascarilla de arroz sin ningún tratamiento químico o térmico La figura 5 (a) muestra la curva de pérdida de peso al someter la cascarilla de arroz, sin tratamiento químico, a la acción de la temperatura. En la curva se observa que el peso empieza a ser constante a partir de los 450 ºC y adquiere un valor de aproximadamente 0,4 g, un 20% del peso inicial de la muestra (2 g). La muestra obtenida a esta temperatura es de color blanco, indicando la presencia de sílice, debido a que la cascarilla pierde completamente su parte orgánica.

100 cm- 1 ) y a la conformación de una red tridimensional debido a la unión de los tetraedros de silicio. La temperatura a la que ocurre el segundo pico exotérmico coincide, aproximadamente, con el inicio de la zona de peso constante de la muestra como lo indica el análisis de pérdida de peso de la figura 5.

La máxima pérdida de masa ocurre entre 200 y 500 ºC, intervalo donde debe presentarse, principalmente, la oxidación de la parte orgánica de la cascarilla, tal como lo indica la curva ATD ( figura 4 ). Tratamiento químico con ácido clorhídrico En la figura 6 (a) se ilustra el espectro infrarrojo de la muestra de cascarilla de arroz tratada con HCl 0,1 M durante 4 horas.

Los demás espectros, correspondientes a las muestras tratadas con HCl durante diferentes intervalos de tiempo, son similares. Observando este espectro se puede concluir que el efecto más importante es el aumento en la intensidad de las bandas relacionadas con el SiO 2 si se compara con el espectro de la cascarilla normal ( figura 3 ).

Otros cambios apreciables son los siguientes: la banda ubicada alrededor de 1. 089 cm- 1 se desplaza y los hombros del espectro ubicados alrededor de 1. 160 y 1. 250 cm- 1 , que eran visibles, ya no se observan en la muestra tratada con HCl. La nueva banda se ubica en 1. Figura 5 Curva de pérdida de peso de la cascarilla de arroz: (a) sin ningún tratamiento químico o térmico y (b) tratada con HCl 0,1 M durante 4 horas Figura 6 Espectro infrarrojo de la cascarilla de arroz tratada con HCl 0,1 M durante 4 horas (a) a temperatura ambiente y (b) calcinada a 350 ºC durante 2 horas Comparando los espectros de la muestra tratada durante 4 horas con HCl y el espectro obtenido de esta muestra después de someterla a un tratamiento térmico a 350 ºC, durante 2 horas ( figura 6 (b)), se puede concluir que de las bandas relacionadas con la parte orgánica sólo permanecen las ubicadas alrededor de 1. 617 y 1. 721 cm- 1 y comienza a predominar la banda ancha representativa del modo vibracional de tensión del enlace Si – O – Si. La figura 7 (a) muestra una microfotografía obtenida con MEB de la superficie interna de la cascarilla tratada con HCl. En esta figura se observa que las celdas de la muestra adquieren una forma prismática segmentada, con un tamaño promedio de 113,9 x 56,2 µm, y con celdas constituidas por entrantes y salientes donde predominan las superficies convexas.

  • 098 cm- 1 y corresponde al modo vibracional de cadenas largas de siloxanos [17];
  • Las bandas correspondientes a la parte orgánica son similares a las observadas en el espectro de la cascarilla normal;
  • En la tabla 2 se indican las concentraciones de los principales elementos que constituyen la muestra tratada con HCl; los valores se obtuvieron utilizando la microsonda EDX y cada uno de los elementos presentes se dan en forma de óxidos;

Similar a la cascarilla sin tratamiento, el mayor porcentaje de SiO 2 se encontró en la superficie externa de la cascarilla mientras que el CO 2 fue más abundante en la superficie interna de la misma. La muestra tratada durante 12 horas es la que presenta un mayor contenido de sílice tanto en la superficie interna como externa. Figura 7 Microfotografía de la superficie interna de la cascarilla de arroz tratada con HCl, durante 4 horas, obtenida con: (a) MEB y (b) microscopía Tabla 2 Porcentaje molar de los compuestos, en la superficie interna y externa en forma de óxidos, que existen en una muestra de cascarilla de arroz tratada químicamente con HCl por varias horas * Estos valores no se determinaron. En la figura 7 (b) se puede apreciar la microfotografía obtenida con microscopía óptica de la estructura interna de la cascarilla tratada con HCl. En esta fotografía se aprecia el efecto del tratamiento químico sobre la estructura del tejido, se observan rompimientos intracelulares entre ellos, más evidentes con el aumento del tiempo de tratamiento; se observó una fragmentación apreciable y la separación completa del endocarpo con el mesocarpo para la muestra tratada 12 horas.

En la cara interna de las muestras tratadas siguen presentes impurezas de aluminio, aunque en menor proporción si se compara con la cascarilla sin tratamiento. La figura 5 (b) muestra la curva de pérdida de peso al someter la cascarilla de arroz, tratada con 0,1 M de HCl durante 4 horas, a diferentes temperaturas.

El comportamiento de la curva es similar al observado para la muestra de cascarilla sin tratamiento químico, es decir, su peso empieza a ser constante a partir de los 450 ºC y adquiere un valor aproximadamente de 0,4 g (20% del peso inicial); la ceniza que se obtiene a esta temperatura es de color blanco indicando la presencia de sílice.

Obtención de SiO 2 El difractograma de rayos X de la sílice obtenida después de someter la cascarilla a un tratamiento con HCl 0,1 M, durante 4 horas, y calcinarla a 800 ºC durante 6 horas, indica que es totalmente amorfa ( figura 8 ).

Por otro lado, observando la muestra en polvo de SiO 2 utilizando MET ( figura 9 ), se ve que las partículas no presentan ningún tipo de morfología definida y que el tamaño de partícula no es homogéneo pero es menor a 200 nm. En la tabla 3 se indican los resultados obtenidos de los estudios de fluorescencia de rayos X y superficie específica BET (Brunauner, Emmett y Teller).

  • De estos resultados se concluye que el mayor contenido de sílice se obtiene para el tratamiento durante 4 horas; por otro lado la mayor superficie específica se obtiene cuando se somete la muestra a un tratamiento de 2 horas;

En el espectro infrarrojo del óxido de silicio obtenido de la cascarilla de arroz, después de someterla a los tratamientos químicos y térmicos, respectivos ( figura 10 ), se aprecian claramente las tres bandas importantes relacionadas con las vibraciones Si – O – Si; la más importante es la que se ubica alrededor de 1. Figura 8 Difractograma de rayos X del SiO 2 obtenido al tratar la cascarilla de arroz con HCl 0,1 M, durante 4 horas y posterior calcinación a 800 oC durante 6 horas Figura 9 Microfotografía obtenida con MET de las partículas de SiO 2 Tabla 3 Porcentaje de contenido de sílice en las cenizas obtenidas de la calcinación de la cascarilla de arroz tratada químicamente con HCl durante diferentes periodos de tiempo* Figura 10 Espectro de FTIR correspondiente a las partículas de SiO 2 obtenido De los tres tipos de tejido que presenta la estructura interna de la cascarilla de arroz, el tratamiento con HCl afecta la estructura de los tres tipos de tejidos causando rompimientos celulares y desprendimiento entre ellos, a medida que se aumenta el tiempo del ataque. Combinando un tratamiento químico de la cascarilla de arroz, en una solución 0,1 M de HCl, con un posterior tratamiento térmico a una temperatura mayor a 500 ºC, se obtiene una ceniza blanca constituida principalmente de SiO 2 , con pequeñas impurezas de hierro (p.

You might be interested:  Cual Es La Diferencia Entre Sushi Y Sashimi?

099 cm-1 y que se asocia a los modos vibracionales de polisiloxanos lineales [17]. Conclusiones De los resultados obtenidos en este trabajo se puede concluir lo siguiente: El tratamiento químico con HCl 0,1 M durante 4 horas es adecuado para eliminar las impurezas presentes en la cascarilla de arroz (Na, K, Ca, y Al, principalmente), y además afecta levemente la parte orgánica.

), que presenta un alto valor de superficie específica. El SiO2 obtenido es amorfo y presenta un tamaño de partícula nanométrico. Dado su alto valor de superficie específica, la ceniza de sílice debe ser muy reactiva lo que favorecería la formación de compuestos como silicatos de calcio, carburo y nitruro de silicio, entre otros.

  1. Referencias 1;
  2. Baran;
  3. Química Bioinorgánica;
  4. Madrid McGraw-Hill / Interamericana de España, S;
  5. 1995;
  6. pp;
  7. 197-205;
  8. [ Links ] 2;
  9. K Iler;
  10. The Chemistry of Silica;
  11. New York;
  12. John Wiley & Sons, Inc;
  13. 1979;
  14. pp;
  15. 740-747;
  16. [ Links ] 3;

Martín. The desilification of rice hulls and a study of the products obtained. MS Thesis. Lousiana State University. 1938. pp. 10-21, 52-57. [ Links ] 4. Ishibashi. “Properties of SiO 2 from rice hulls”. Sci. Sol Manure. Vol. 10. 1936. pp. 244-249. [ Links ] 5. Oota. “The biological action of submicron amorphous silicate”.

  • Bull;
  • Fac;
  • Lib;
  • Arts Educ;
  • Yamushi Uni;
  • Vol;
  • 1954;
  • pp;
  • 183-187;
  • [ Links ] 6;
  • Krishnarao, J;
  • Subrahmanyam, T;
  • Jagadish Kumar;
  • “Studies on the formation of black particles in rice husk silica ash”;
  • Eur;
  • Ceram;
  • Soc;
  • Vol;
  • 21;
  • 2001;
  • pp;

99-104. [ Links ] 7. Lanning. “Silicon in Rice”. Agric. Food. Chem. Vol. 11. 1963. pp. 435-437. [ Links ] 8. Chakraverty, P Mishra, H. Bnerjee. “Investigation of combustion of raw and acid-leached rice husk for production of pure amorphous white silica”. Mater. Sci. Vol.

23. 1988. pp. 21-24. [ Links ] 9. Swineford, P. Franks. “Nature of silica deposito in plants” Soc. Econ. Paleontologist Mineralogists Spec. Publ. Vol. 1959. pp. 11-20. [ Links ] 10. Kurtis, F. Rodrigues. “Early age hydration of rice hull ash cement examined by transmission soft X – ray microscopy”.

Cement and Concrete Res. Vol. 33. 2003. pp. 509-515. [ Links ] 11. Krishnarao, M. Godkhindi, M. Chakraborty, P. Mukunda. “Direct pyrolysis of raw rice husks for maximization of SiC whisker formation”. Am. Ceram. Soc. Vol. 74. 1991. pp. 2869-2875. [ Links ] 12. Krishnarao, Y.

  1. Mahajan, T;
  2. Kumar;
  3. “Conversion of raw rice husks to SiC by pyrolysis in nitrogen atmosphere”;
  4. Eur;
  5. Ceram;
  6. Soc;
  7. Vol;
  8. 18;
  9. 1998;
  10. pp;
  11. 147-152;
  12. [ Links ] 13;
  13. Hanna, N;
  14. Mansour, A;
  15. Taha, H;
  16. Abd-allah;
  17. “Silicon carbide and silicon nitride from rice hulls-III-Formation of Silicon nitride”;

Br. Ceram. Trans. Vol. 84. 1985. pp. 18-21. [ Links ] 14. Karera, S. Nargis, S. Patel, M. Patel. “Silicon based materials from rice husk”. Sci. Ind. Res. Vol. 45. 1986. pp. 441-448. [ Links ] 15. l Amick. “Purification of rice hulls as a source of solar grade silicon for solar cells”.

Electrochem. Soc. : Solid-state Science and Technology. Vol. 129. 1982. pp. 864-866. [ Links ] 16. Chaudhary, M. Jollands. “Characterization of rice hull”. App. Polym. Sci. Vol. 93. 2004. pp. 1- 8. [ Links ] 17. Sócrates. Infrared Characteristic Group Frequencies.

John Wiley & Sons. New York. 1994. pp. 126-127. [ Links ] 18. Cardona. “Obtención de fases del cemento utilizando desechos agrícolas e industriales”. Ciencia UANL. Vol. México. 2002. pp. 190-194. [ Links ].

¿Qué nutrientes contiene la cascarilla de arroz?

El contenido de este artículo fue preparado por  www. ecoinvetos. com  y www. fundesyram. info  y fue revisado y reeditado por Portalfruticola. com  – La cascarilla de arroz: Mejora las características físicas del suelo y de los abonos orgánicos, facilitando la aireación, absorción de humedad y el filtraje de nutrientes.

Beneficia el incremento de la actividad macro y microbiológica de la tierra al mismo tiempo que estimula el desarrollo uniforme y abundante del sistema radical de las plantas. Es una fuente rica en sílice, lo que favorece a los vegetales para darle una mayor resistencia contra insectos y microorganismos.

A largo plazo, se convierte en una constante fuente de humus. En la forma de cascarilla carbonizada, aporta principalmente fósforo y potasio, al mismo tiempo que ayuda a corregir la acidez de los suelos. Recomendaciones: La cascarilla de arroz puede ocupar, en muchos casos, hasta un tercio del volumen total de los ingredientes de los abonos orgánicos. Es recomendable para controlar los excesos de humedad cuando se están preparando los abonos fermentados. Puede ser sustituida por cascarilla de café o pajas bien secas y trituradas. En algunos casos y en menor proporción, los pedazos de madera también pueden sustituirla dependiendo del tipo de madera que los originen, dado que algunas tienen la capacidad de paralizar la actividad microbiológica de la fermentación de los abonos por las substancias tóxicas que poseen. Investigadores españoles y colombianos , han conseguido  transformar cáscaras de arroz en un fantástico fertilizante orgánico. En las pruebas realizadas, ha sido capaz de  duplicar la producción media de arroz. Además del uso como fertilizante, en el proceso también  se extrae silicio orgánico  que se puede usar para la industria cosmética y farmacéutica, a la vez que se  regenera la tierra de cultivo. Bioarroz soluciona tres graves problemas al mismo tiempo:

  • Producción eficiente de alimentos esenciales.
  • Reciclaje de la cascarilla de arroz, un residuo muy contaminante.
  • Regeneración de los suelos erosionados.

Si atendemos a los datos oficiales de la FAO,  el arroz es el alimento más consumido del mundo. Su cultivo es fundamental para la alimentación de la población mundial, especialmente en los países más pobres. Su mayor productor mundial,  África, tiene un bajo rendimiento de cultivo, 2 toneladas/hectárea frente a la media mundial de 4. 5 toneladas/hectárea. Si mejoráramos la fertilización lograríamos incrementar la producción de arroz por hectárea y así abaratar el coste del fertilizante. Lo que llevaría al pecio del arroz a bajar. La cascarilla de arroz no tiene valor comercial en África , incluso se está convirtiendo en un grave problema medioambiental para ellos. Bioarroz ha patentado un proceso  que, mediante el uso de la lombriz roja californiana, recicla la cascarilla de arroz transformándola en humus sólido y liquido. El uso de este fertilizante duplica la producción de arroz por hectárea , sin necesidad de usar productos químicos que contaminan el suelo. También se ahorra agua, ya que es necesario menos riego. Este humus sirve para la mayoría de los cultivos. En el video puedes apreciar la diferencia de cultivar con fertilizante bioarroz: Fuente: www. ecoinvetos. com ,   www. fundesyram. info www. portalfruticola.

Mucha culpa de ello lo tiene la falta de fertilizantes, su alto coste los hace prohibitivos para algunos agricultores. Diferencia de crecimiento usando el humus generado por Bioarroz. En el proceso se extrae silicio y calcio orgánicos.

com.

¿Qué aporta el arroz a las plantas?

Debe estar muy bien filtrada para quitarle impurezas Cuando se prepara arroz, el agua usada en la cocción tiende a tirarse sin más; ¿sabías que esto es un desperdicio y que puedes usar esa agua para muchas cosas, incluido cuidar tus plantas?. Los beneficios del agua de arroz para las plantas no son ningún mito, además de resultar una forma excepcional de aprovechar mejor tanto el agua como el alimento, ayudando así a dar un poco más de sostenibilidad y pensamiento ecológico a tu modo de vida.

Es un líquido muy rico en nutrientes, que resulta un fertilizante de primer orden para los cultivos. El agua de arroz es rica en proteínas, fibra, aminoácidos, calcio, fósforo, hierro, zinc y potasio, además de gran cantidad de vitaminas, todo ello muy beneficioso para el desarrollo de las plantas.

Contiene también fertilizantes NPK en menor medida, que son los macronutrientes esenciales que toda planta necesita para crecer y estar sana.

¿Qué animal come cáscara de arroz?

La cascarilla de arroz combinada con urea puede ser utilizada como un suplemento alimenticio para ganado vacuno, según investigaciones de la UNA. LA PRENSA/ARCHIVO. Una vez se obtengan los resultados de los estudios posteriores, se pondrá a la venta el subproducto agroindustrial Anualmente Nicaragua obtiene unas 40,000 toneladas métricas de subproductos de esta cascarilla que puede ser utilizada Leslie Nicolás [email protected] Está comprobado que la cascarilla de arroz puede ser utilizada como un ingrediente más en la alimentación del […]

  • Una vez se obtengan los resultados de los estudios posteriores, se pondrá a la venta el subproducto agroindustrial
  • Anualmente Nicaragua obtiene unas 40,000 toneladas métricas de subproductos de esta cascarilla que puede ser utilizada

Leslie Nicolás [email protected] Está comprobado que la cascarilla de arroz puede ser utilizada como un ingrediente más en la alimentación del ganado vacuno. Es decir, que una vez mejorada puede ser utilizada como un alimento alternativo. “La creciente demanda de alimento para la población nicaragüense, asociada a las frecuentes oscilaciones en la producción agrícola, ha generado, gran interés en la búsqueda de recursos alimenticios alternos para los animales, que permitan obtener una producción y productividad que satisfaga dichas necesidades”, afirma la investigación realizada por Miguel Matus, docente investigador de la Universidad Nacional Agraria (UNA).

En su investigación, Matus señala que los pastos en la época seca se escasean, lo cual provoca un comportamiento crítico en el ganado. Este proceder afecta el desarrollo productivo y reproductivo del animal.

Durante la época de verano los productores buscan diferentes opciones de alimentos para el ganado, pues es conocido que para esta fecha se reduce el pasto natural que sirve de alimento para el hato. Existen diferentes suplementos o subproductos que se encuentran dentro de las mismas fincas, que son utilizados por los ganaderos como alimento durante el verano.

En este sentido, el trabajo de Matus radica en investigar el efecto de distintos niveles de urea sobre la calidad nutritiva de la cascarilla de arroz. Es decir, “la cascarilla sola no representa ninguna ventaja, pero si se le aplica urea a diferentes niveles, la cascarilla se vuelve un recurso alternativo al ser utilizado en la alimentación del ganado”, explicó Matus.

LA IDEA ES APROVECHAR SOBRANTES DE ARROZ Se pretende aprovechar los grandes volúmenes de sobrantes de arroz, provenientes tanto del grano de arroz nacional como del que se importa, los cuales representan aproximadamente unas 40,000 toneladas métricas de subproductos de cascarilla que puede aprovecharse.

Estos subproductos pueden ser usados para ser mejorados como alimentos alternativos para los animales, luego de un proceso de amonificación (fermentación) en el cual se junta la cascarilla con la urea durante 28 días.

Con esto se busca el nivel de amonificación más apropiado y más nutritivo, señala Matus. Actualmente la investigación que este docente desarrolla está en una evaluación nutricional básica. Es decir, se está conociendo la composición química más idónea. Y hace falta investigar el consumo y los niveles de toxicidad que este alimento puede presentar.

Entre sus propiedades, la cascarilla de arroz se identifica como un recurso agrícola voluminoso que está disponible en la mayoría de los países del trópico durante todo el año, tiene un efecto ambiental y procede de una prioridad del consumo humano.

OTRAS INVESTIGACIONES Se está trabajando en otras investigaciones, tales como el moler la cascarilla de arroz y hasta después combinarla con urea, pues al moler la cascarilla ésta aumenta en cantidad, y puede darse la posibilidad de que al molerse la urea tenga una mejor penetración sobre la calidad nutritiva de la cascarilla.

Las investigaciones se han hecho a nivel de laboratorio, sin embargo, hace falta conocer la respuesta biológica, manejo agronómico y respuesta animal. Lo que le correspondería investigar en una próxima investigación.

SEGUNDA ETAPA – “Como esta investigación es cualitativa, posterior vendrá una etapa de regulación cuantitativa, para conocer la disponibilidad física y conservación de la combinación. Nosotros lo fermentamos a 28 días, pero nos hace falta saber si a menos días o a más, es más nutritiva”.

– Se está buscando a qué nivel de aplicación de urea se aumenta la proteína, señaló Matus. Hasta el momento se sabe que con un contenido del siete por ciento de urea se logró incrementar de cero hasta en un 7.

62 por ciento, lo que es buen signo. – Por otro lado, los animales por sus necesidades de crecimiento necesitan –para tener una reproducción y producción satisfactorias–, al menos un mínimo de siete por ciento de proteína en la alimentación. – Matus explica que por el hecho de que la combinación de urea y cascarilla de arroz dé buenos resultados, no significa que el productor sólo hará uso de este alimento alternativo durante todo el año, pues se tienen que buscar otras opciones dentro de la dieta.

¿Qué es la cascarilla y para qué sirve?

La cascarilla es una planta originaria de los bosques nublados de los Andes. Se distribuye en regiones del sur de Ecuador y norte de Perú, entre los 1700 y 3100 metros sobre el nivel del mar. Su relevancia para estos países ha sido notable: fue declarada como la “Planta nacional de Ecuador”  y figura en la bandera de Perú.

  1. Su nombre científico es Cinchona officinalis y fue nombrada en 1753 con un espécimen colectado cerca de la ciudad de Loja;
  2. Usualmente, la cascarilla llega a medir unos seis metros y sus flores de forma tubular son rosadas o púrpuras;

Esta planta pertenece al género Cinchona, el cual cuenta con 23 especies, incluyéndola. Todas estas especies son conocidas por su relevancia medicinal ya que de ellas pueden extraerse quinina y otros alcaloides. Antes del siglo XVI, poblaciones indígenas de las regiones mencionadas ya usaban la cascarilla para tratar la fiebre.

Históricamente, la quinina extraída de la corteza del tronco de cascarilla se ha utilizado como tratamiento de la Malaria. Su uso desde el siglo XVI en América y Europa, por mediación de españoles y holandeses en la conquista de las Américas, ha sido tan extendido que esta planta se ha reconocido como un agente de cambio de la historia humana al evitar millones de muertes y estar relacionada con la expansión de imperios.

En la provincia de Loja hubo dos etapas de explotación de la cascarilla vinculadas a la extracción de quinina. Primero, durante los siglos XVI y XVII periodo de conquista de las Américas en el cual se exportaba principalmente a España, este periodo disminuyó notablemente las poblaciones de Cinchona officinalis , razón por la cual otras especies más abundantes se explotaron hasta mediados del siglo XVIII.

  1. Segundo, durante la Segunda Guerra Mundial cuando las plantaciones que habían sido establecidas en Asia fueron aisladas de las fuerzas aliadas y, en consecuencia, masivas cantidades de corteza de Cinchona fueron exportadas a Estados Unidos;
You might be interested:  Cómo Es La Planta De Arroz?

A partir de estos dos periodos, pocas poblaciones naturales de cascarilla sobrevivieron y, las que así lo hicieron, han enfrentado la deforestación característica de las últimas décadas. Todos estos eventos han comprometido la supervivencia de la cascarilla, ubicando a la especie actualmente en un estado de amenaza.

Augusta Cueva , docente investigadora del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad Técnica Particular de Loja , junto a sus colegas Diego Vélez y Daniela Arias, y a investigadores de la Universidad de Recursos Naturales y Ciencias de la Vida de Viena y de la Universidad de Maine Farmington de Estados Unidos, han estudiado poblaciones de cascarilla de la provincia de Loja.

El grupo de investigación identificó y estudió poblaciones remanentes de cascarilla con el fin de conocer su estado actual y aportar a la conservación de esta especie. En el estudio recientemente publicado, evaluaron la diversidad genética de estas poblaciones, analizaron la estructura de las mismas con respecto a su ubicación geográfica e identificaron las poblaciones prioritarias para la conservación. .

¿Qué porcentaje de proteína tiene la cascarilla de arroz?

Referencias Alemán, A. (2012). Evaluación de la esterificación sobre cascarilla de arroz como estrategia para incrementar la capacidad de remoción del colorante rojo básico 46 [Tesis de Maestría, Universidad Nacional de Colombia, Medellín, Colombia]. http://bdigital.

unal. edu. co/6861/1/15679816_2012. pdf [ Links ] Ankom. (2017a). Neutral detergent fiber in feeds – filter bag technique (for A2000 and A2000I). https://www. ankom. com/sites/default/files/document-files/Method_13_NDF_A2000.

pdf [ Links ] Ankom. (2017b). In vitro true digestibility method (IVTD – Daisy). https://www. ankom. com/sites/default/files/document-files/Method_3_Invitro_D200_D200I. pdf [ Links ] Association of Official Analytical Chemists (AOAC). (2005). Official methods of analysis of the Association of Official Analytical Chemists (18 th Edition).

[ Links ] Bochi-Brum, O. , Carro, D. , Valdés, C. , González, J. , & López, S (1999). Digestibilidad in vitro de forrajes y concentrados: efecto de la ración de los animales donantes de líquido ruminal. Archivos de Zootecnia, 48 (181), 51-61.

[ Links ] Cardona, M. , Sorza, J. , Posada, S. , & Carmona, J. (2002). Establecimiento de una base de datos para la elaboración de tablas de contenido nutricional de alimentos para animales. Revista Colombiana de Ciencias Pecuarias, 15 (2), 240-246. [ Links ] Crampton, E.

  1. , & Harris, L;
  2. (1974);
  3. Nutrición animal aplicada;
  4. Editorial Acribia;
  5. [ Links ] Cuesta, A;
  6. , Conde, A;
  7. , & Moreno, M;
  8. (2000);
  9. Tratamiento y calidad nutritiva de subproductos fibrosos de palma de aceite ( Elaeis guineensis Jacq;

Revista Palmas, 21 (especial), 264-274. https://publicaciones. fedepalma. org/index. php/palmas/article/view/794/794 [ Links ] Ensminger, M. (1992). The stockman´s handbook. Interstate Publishers Inc. Ill. [ Links ] Food and Agriculture Organization (FAO). (1997). Parte III: La agroindustria y el desarrollo económico.

http://www. fao. org/docrep/w5800s/w5800s12. htm [ Links ] Fundación Española para el Desarrollo de la Nutrición Animal (FEDNA). (2015). Tabla de la composición química de la torta de palmiste. http://www. fundacionfedna.

org/node/439 [ Links ] Fundación Española para el Desarrollo de la Nutrición Animal (FEDNA). (2016a). Tabla de la composición química del salvado de arroz desengrasado. http://www. fundacionfedna. org/ingredientes_para_piensos/salvado-de-arroz-desengrasado [ Links ] Fundación Española para el Desarrollo de la Nutrición Animal (FEDNA).

  1. (2016b);
  2. Tabla de la composición química de la torta de presión de copra;
  3. http://www;
  4. fundacionfedna;
  5. org/ingredientes_para_piensos/torta-de-presi%C3%B3n-de-copra [ Links ] Gaviria, X;
  6. , Rivera, J;
  7. , & Barahona, R;

(2015). Calidad nutricional y fraccionamiento de carbohidratos y proteína en los componentes forrajeros de un sistema silvopastoril intensivo. Pastos y Forrajes, 38 (2), 194-201. [ Links ] Giraldo, L. , Gutiérrez, L. , & Rúa, C. (2007). Comparación de dos técnicas: in vitro e in situ para estimar la digestibilidad verdadera en varios forrajes tropicales.

  • Revista Colombiana de Ciencias Pecuarias, 20 (3), 269-279;
  • [ Links ] Goering, H;
  • , & Van Soest, P;
  • (1970);
  • Forage fiber analyses (apparatus, reagents, procedures, and some applications) (No;
  • 379);
  • US Agricultural Research Service, Department of Agriculture;

[ Links ] Guevara-Mesa, A. , Miranda-Romero, L. , A. , Ramírez-Bribiesca, J. , González-Muñoz, S. , Crosby-Galván, M. , Hernández-Calva, L. , & Del Razo-Rodríguez, O. (2011). Fracciones de proteína y fermentación in vitro de ingredientes proteínicos para rumiantes. Tropical and Subtropical Agroecosystems, 14 (2), 421-429.

[ Links ] Holdridge, L. (1987). Ecología basada en zonas de vida. Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA). [ Links ] Lecumberri, E. , Mateos, R. , Izquierdo, M. , Rupélez, & P. , Goya, L. (2007).

Dietary fiber composition, antioxidant capacity and physico-chemical properties of a fiber-rich product from cocoa ( Theobroma cacao L. Food Chemistry, 104 (3), 948-954. https://doi. org/10. 1016/j. foodchem. 2006. 12. 054 [ Links ] Licitra, G. , Hernandez, T. , & Van Soest, P.

  • (1996);
  • Standardization of procedures for nitrogen fractionation of ruminant feeds;
  • Animal Feed Science and Technology, 57 (4), 347-358;
  • https://doi;
  • org/10;
  • 1016/0377-8401(95)00837-3 [ Links ] Mahyuddin, P;
  • (2008);

Relationship between chemical component and in vitro digestibility of tropical grasses. Hayati Journal of Biosciences, 15 (2), 85-89. https://doi. org/10. 4308/hjb. 15. 85 [ Links ] McDonald, P. , Edwards, R. , & Greenhalgh, J. (1981). Animal nutrition (3. ed. Longman. [ Links ] Mertens, D.

  • (2009);
  • Impact of ndf content and digestibility on dairy cow performance;
  • wcds Advances in Dairy Technology, 21 , 191-201;
  • [ Links ] Mirzaei-Aghsaghali, A;
  • , & Maheri-Sis, N;
  • (2008);
  • Nutritive value of some agro-industrial by-products for ruminants – A review;

World Journal of Zoology, 3 (2), 40-46. [ Links ] Mosquera, P. , Martínez, G. , Medina, H. , & Hinestroza, L. (2013). Caracterización bromatológica de especies y subproductos vegetales en el trópico húmedo de Colombia. Acta Agronómica, 62 (4), 326-332. https://doi. org/10.

  • 15446/acag [ Links ] Mugerwa, S;
  • , Kabirizi, J;
  • , Zziwa, E;
  • , & Lukwago, G;
  • (2012);
  • Utilization of crop residues and agro-industrial by-products in livestock feeds and feeding systems of Uganda;
  • International Journal of Biosciences (IJB), 2 (4), 82-89;

[ Links ] National Research Council (NRC). (1989). Nutrient requirements of dairy cattle (6. ed. ) The National Academies Press. [ Links ] Pandey, A. , Soccol, C. , Nigam, P. , Brand, D. , Mohan, R. , & Roussos, S. (2000). Biotechnological potential of coffee pulp and coffee husk for bioprocesses.

Biochemical Engineering Journal, 6 (2), 153-162. https://doi. org/10. 1016/S1369-703X(00)00084-X [ Links ] Posada, O. , Rosero, N. , Rodríguez, N. , & Costa, C. (2012). Comparación de métodos para la determinación del valor energético de alimentos para rumiantes.

Revista MVZ Córdoba, 17 (3), 3184-3192. https://doi. org/10. 21897/rmvz. 219 [ Links ] Preston, T. , & Leng, R. (1987). Matching ruminant production systems with available Resources in the tropics and sub-tropics. Penambul Books. [ Links ] Reyes, J. (1991). Composición de insumos no tradicionales usados en la alimentación animal en la provincia de Piura.

Universidad Nacional de Piura. [ Links ] Rodríguez, D. (1999). Caracterización de la respuesta a la fertilización en producción y calidad forrajera en los valles de Chiquinquirá y Simijaca (Estudio del caso) [Tesis de pregrado].

Universidad Nacional de Colombia. [ Links ] Rosas, D. , Ortiz, H. , Herrera, J. , & Leyva, O. (2016). Revalorización de algunos residuos agroindustriales y su potencial de aplicación a suelos agrícolas. Agroproductividad, 9 (8), 18-23. [ Links ] Russell, J. , O’Connor, J.

, Fox, D. , Van Soest, P. , & Sniffen, C. (1992). A net carbohydrate and protein system for evaluation cattle diets: I ruminal fermentation. Journal of Animal Science, 70 (11), 3551-3561. https://doi. org/10. 2527/1992.

70113551x [ Links ] Saval, S. (2012). Aprovechamiento de residuos agroindustriales: pasado, presente y futuro. Revista de la Sociedad Mexicana de Biotecnología y Bioingeniería A. ,16 (2), 14-46. https://smbb. mx/wp-content/uploads/2017/10/Revista_2012_V16_n2. pdf [ Links ] Servicio Nacional de Meteorología e hidrología del Perú (Senamhi).

  1. (2018);
  2. Boletín Climático Nacional junio 2018;
  3. https://www;
  4. senamhi;
  5. gob;
  6. pe/load/file/02215SENA-60;
  7. pdf [ Links ] Shimada, A;
  8. (2009);
  9. Nutrición Animal;
  10. Editorial Trillas;
  11. [ Links ] Sniffen, C;
  12. , O´Connor, J;
  13. , Van Soest, P;

, Fox, D. , & Russell, J. (1992). A Net Carbohydrate and Protein System for Evaluating Cattle Diets: II. Carbohydrate and Protein Availability. Journal of Animal Science, 70 (11), 3562-3577. https://doi. org/10. 2527/1992. 70113562x [ Links ] Soto, M. (2012). Desarrollo del proceso de producción de cascarilla de semilla de cacao en polvo destinada al consumo humano [Tesis de pregrado].

  • Universidad Simón Bolívar;
  • [ Links ] Tham, H;
  • , Man, N;
  • , & Preston, T;
  • (2008);
  • Estimates of protein fractions of various heat-treated feeds in ruminant production;
  • Livestock Research for Rural Development, 20;
  • http://www;

lrrd. org/lrrd20/supplement/tham2. htm [ Links ] Tingshuang, G. , Sánchez, M. , & Yu, G. (2002). Composition, nutritive value and upgrading of crop residues. Animal Production Based on Crop Residues – Chinese Experiences. http://www. fao. org/3/y1936e/y1936e00. htm [ Links ] Waller, J.

  1. (2004);
  2. Byproducts and unusual feedstuffs;
  3. The Feedstuffs Reference Issue & Buyers Guide, 83 (38), 18;
  4. [ Links ] Zhao, G;
  5. , & Cao, J;
  6. (2004);
  7. Relationship between the in vitro -estimated utilizable crude protein and the Cornell Net Carbohydrate and Protein System crude protein fractions in feeds for ruminants;

Journal of Animal Physiology and Animal Nutrition, 88 (7-8), 301-310. https://doi. org/10. 1111/j. 1439-0396. 2004. 00485. x [ Links ].

¿Qué animal come cáscara de arroz?

La cascarilla de arroz combinada con urea puede ser utilizada como un suplemento alimenticio para ganado vacuno, según investigaciones de la UNA. LA PRENSA/ARCHIVO. Una vez se obtengan los resultados de los estudios posteriores, se pondrá a la venta el subproducto agroindustrial Anualmente Nicaragua obtiene unas 40,000 toneladas métricas de subproductos de esta cascarilla que puede ser utilizada Leslie Nicolás [email protected] Está comprobado que la cascarilla de arroz puede ser utilizada como un ingrediente más en la alimentación del […]

  • Una vez se obtengan los resultados de los estudios posteriores, se pondrá a la venta el subproducto agroindustrial
  • Anualmente Nicaragua obtiene unas 40,000 toneladas métricas de subproductos de esta cascarilla que puede ser utilizada

Leslie Nicolás [email protected] Está comprobado que la cascarilla de arroz puede ser utilizada como un ingrediente más en la alimentación del ganado vacuno. Es decir, que una vez mejorada puede ser utilizada como un alimento alternativo. “La creciente demanda de alimento para la población nicaragüense, asociada a las frecuentes oscilaciones en la producción agrícola, ha generado, gran interés en la búsqueda de recursos alimenticios alternos para los animales, que permitan obtener una producción y productividad que satisfaga dichas necesidades”, afirma la investigación realizada por Miguel Matus, docente investigador de la Universidad Nacional Agraria (UNA).

  • En su investigación, Matus señala que los pastos en la época seca se escasean, lo cual provoca un comportamiento crítico en el ganado;
  • Este proceder afecta el desarrollo productivo y reproductivo del animal;

Durante la época de verano los productores buscan diferentes opciones de alimentos para el ganado, pues es conocido que para esta fecha se reduce el pasto natural que sirve de alimento para el hato. Existen diferentes suplementos o subproductos que se encuentran dentro de las mismas fincas, que son utilizados por los ganaderos como alimento durante el verano.

En este sentido, el trabajo de Matus radica en investigar el efecto de distintos niveles de urea sobre la calidad nutritiva de la cascarilla de arroz. Es decir, “la cascarilla sola no representa ninguna ventaja, pero si se le aplica urea a diferentes niveles, la cascarilla se vuelve un recurso alternativo al ser utilizado en la alimentación del ganado”, explicó Matus.

LA IDEA ES APROVECHAR SOBRANTES DE ARROZ Se pretende aprovechar los grandes volúmenes de sobrantes de arroz, provenientes tanto del grano de arroz nacional como del que se importa, los cuales representan aproximadamente unas 40,000 toneladas métricas de subproductos de cascarilla que puede aprovecharse.

Estos subproductos pueden ser usados para ser mejorados como alimentos alternativos para los animales, luego de un proceso de amonificación (fermentación) en el cual se junta la cascarilla con la urea durante 28 días.

Con esto se busca el nivel de amonificación más apropiado y más nutritivo, señala Matus. Actualmente la investigación que este docente desarrolla está en una evaluación nutricional básica. Es decir, se está conociendo la composición química más idónea. Y hace falta investigar el consumo y los niveles de toxicidad que este alimento puede presentar.

  1. Entre sus propiedades, la cascarilla de arroz se identifica como un recurso agrícola voluminoso que está disponible en la mayoría de los países del trópico durante todo el año, tiene un efecto ambiental y procede de una prioridad del consumo humano;

OTRAS INVESTIGACIONES Se está trabajando en otras investigaciones, tales como el moler la cascarilla de arroz y hasta después combinarla con urea, pues al moler la cascarilla ésta aumenta en cantidad, y puede darse la posibilidad de que al molerse la urea tenga una mejor penetración sobre la calidad nutritiva de la cascarilla.

  • Las investigaciones se han hecho a nivel de laboratorio, sin embargo, hace falta conocer la respuesta biológica, manejo agronómico y respuesta animal;
  • Lo que le correspondería investigar en una próxima investigación;

SEGUNDA ETAPA – “Como esta investigación es cualitativa, posterior vendrá una etapa de regulación cuantitativa, para conocer la disponibilidad física y conservación de la combinación. Nosotros lo fermentamos a 28 días, pero nos hace falta saber si a menos días o a más, es más nutritiva”.

– Se está buscando a qué nivel de aplicación de urea se aumenta la proteína, señaló Matus. Hasta el momento se sabe que con un contenido del siete por ciento de urea se logró incrementar de cero hasta en un 7.

62 por ciento, lo que es buen signo. – Por otro lado, los animales por sus necesidades de crecimiento necesitan –para tener una reproducción y producción satisfactorias–, al menos un mínimo de siete por ciento de proteína en la alimentación. – Matus explica que por el hecho de que la combinación de urea y cascarilla de arroz dé buenos resultados, no significa que el productor sólo hará uso de este alimento alternativo durante todo el año, pues se tienen que buscar otras opciones dentro de la dieta.

¿Cómo pulverizar cascarilla de arroz?

La cascarilla se puede triturar con el molino de martillo, pero tostando la cascarilla para que sea fácil de espolvorear.

¿Cómo hacer carbón de cascarilla de arroz?

Su proceso de elaboración comienza con el tostado de la cascarilla a altas temperaturas; se la tritura y mezcla con un aglutinante natural y agua, pasa por una extrusora para darle forma y, por último, por un proceso de secado.